BUSCA TU AUTO
 

Toyota iQ EV: Eléctrico
Submit to FacebookSubmit to Twitter

 

La marca japonesa lo tiene claro: su plataforma Hybrid Synergy Drive es lo suficientemente flexible para dotar de tecnología a vehículos eléctricos puros (destinados a la conducción en ciudad), híbridos enchufables -para los que necesitan escaparse de los límites de la urbe-, híbridos (para las distancias medias) y de célula de combustible, para un uso en viajes largos.

 

Tras los concepts presentados en 2009 y 2011, que ya estudiaban la idea de un vehículo sin motor térmico, era cuestión de tiempo que apareciese una versión de producción. Así, en el Salón del Automóvil de París se puede ver el Toyota iQ EV (eléctrico), diseñado específicamente para ser empleado en un ambiente urbano.

Al tratarse de un modelo tan compacto (la versión “normal” no llega a los tres metros de longitud), mantener unas medidas contenidas, una gran agilidad y no aumentar mucho el peso eran las principales premisas. ¿Cómo lograr una batería “pequeña” y que, sin embargo, proporcionara una autonomía razonable? Había que estudiar a fondo la eficiencia energética; la marca ha recurrido a soluciones ingeniosas. Por ejemplo: en un vehículo eléctrico, buena parte de la energía disponible es consumida por el aire acondicionado. Así, la firma nipona ha instalado una bomba de calor de bajo consumo, asientos calefactables y un nuevo sistema de desempañado de los cristales de serie, con el fin de que el conductor emplee el climatizador lo mínimo posible.

Aunque el Toyota iQ EV es 13 mm más largo que la versión con motor térmico (llega a los 3,12 m), el resto de sus medidas -1,6 m de ancho, 1,5 de altura y una distancia entre ejes de 2 metros- permanecen invariables. La batería se ha ubicado bajo el suelo del auto, donde normalmente iría el sistema de escape (innecesario en un vehículo con emisiones cero). Así, no “roba” espacio a los pasajeros o a la carga, mejora el centro de gravedad y la distribución de pesos del vehículo y permite que la zona inferior del auto sea completamente plana, lo que optimiza la aerodinámica y, por lo tanto, la eficiencia de la energía. Y sólo añade 125 kilos a la báscula, hasta los 1.130.

 

¿Cómo es el exterior del Toyota iQ EV?

Para diferenciar el Toyota iQ eléctrico de sus “hermanos”, su exterior se ha basado en el del concept FT-EV III mostrado en el Salón de Tokio.

En el exterior, combina el blanco y el negro. La parrilla frontal ha sido sustituida por un “puerto de recarga”; bajo él, se enmarcan las luces diurnas. El patrón de colores se repite en el lateral y en la zaga, donde una nueva combinación de LED forma los grupos ópticos. Los más expertos incluso distinguirán los cambios aerodinámicos: entradas de aire reducidas en la parrilla frontal, un mayor ancho del pilar A, el ángulo trasero del techo modificado, un rediseño de los pasos de rueda delantero.

También el interior sigue el esquema en blanco y negro; se destaca el panel de instrumentos, con una pantalla que muestra toda la información sobre el estado de carga del vehículo y el esquema de utilización de la energía, y la consola central, que incorpora cuatro mandos relacionados con el sistema eléctrico: los botones para desempañar las lunetas delantera y trasera, otro para comenzar a medir el tiempo de carga y el que abre la trampilla para conectar el cargador.

 

¿Cómo funciona el Toyota iQ EV?

El nuevo Toyota iQ eléctrico cuenta con un motor de 47 kW (unos 63 CV) que ofrece un par de 163 Nm desde que pisas el acelerador. Así, puede pasar de 0 a 100 km/h en 14 segundos, mientras que su velocidad máxima es de 125 km/h.

Su autonomía es de 85 kilómetros, cifra que no está nada mal para un automóvil de estas características. La caja de cambios automática ayuda al conductor a alcanzar este valor ofreciendo tres modos de funcionamiento: D (consume la menor cantidad de energía posible durante la marcha por la ciudad), S -aumenta la aceleración para una conducción más ágil- y B, que optimiza el aprovechamiento de la energía de frenado.

Cuando la batería se agota, puede recargarse en tres horas mediante un enchufe normal o recuperarse al 80% en 15 minutos gracias a la recarga rápida.

Como ves, el Toyota iQ eléctrico es una realidad… que, de momento, no llegará a los concesionarios. Aunque la marca asegura que todo está listo para su producción, considera que la estructura de postes de recarga aún no está tan avanzada como debería y que muchos clientes todavía no quieren adquirir el compromiso de acostumbrarse a una autonomía y a una rutina de cargas, por lo que seguirá centrándose en los modelos híbridos enchufables.

 

 

Fuente: autocasion.com

Novedades

Toyota iQ EV: Eléctrico

 

La marca japonesa lo tiene claro: su plataforma Hybrid Synergy Drive es lo suficientemente flexible para dotar de tecnología a vehículos eléctricos puros (destinados a la conducción en ciudad), híbridos enchufables -para los que necesitan escaparse de los límites de la urbe-, híbridos (para las distancias medias) y de célula de combustible, para un uso en viajes largos.